#15984

En general, uno de los principios de la gestión de riesgos es el involucramiento directo y compromiso de la alta dirección, condición que se refleja en la frase en inglés “tone at the top”. Este compromiso no sólo debe quedarse en palabras o declaraciones esporádicas de los ejecutivos que conducen la organización, sino que tiene que demostrarse en su diario actuar, desde la toma de grandes decisiones hasta pequeños gestos, de forma cotidiana, en la interacción con los demás ejecutivos y empleados. Si bien el oficial de cumplimiento o similar puede ostentar el liderazgo de un sistema de compliance, es todo el conjunto de directivos que deben mostrar que, para ellos, el sistema es casi un dogma. Ello implica, además, destinar recursos (tiempo, personal, etc.) para garantizar la atención adecuada de las políticas, lineamientos y procedimientos que pudieran darse en el marco del compliance. En mi opinión, en resumen, no sólo se trata de “serlo” sino también de “parecerlo”. El liderazgo irradia compromiso hacia abajo y éste, a su vez, es la semilla más fuerte de la cultura de la organización.

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas soporte?
Escanea el código
Powered By: Compliance360
Escríbenos para poder ayudarte...